Finales, cambios y ‘juegos de tronos’: los grandes hitos televisivos de 2023 | Televisión

En 2022, Reed Hastings, fundador de Netflix y su consejero delegado hasta enero de 2023, auguró que, en 5 o 10 años, la televisión tradicional habrá muerto. Estamos a punto de empezar 2024 y la televisión sigue sin morir, y sin dar señales de que en tres o en siete años vaya a hacerlo. Lo que sí se ha constatado en 2023 es que las plataformas cada vez miran más a la televisión tradicional. Este año hemos visto Operación triunfo, Un, dos, tres, los colaboradores de Sálvame y Humor amarillo (El castillo de Takeshi) en plataformas. En 2023, una media de 28,2 millones de espectadores han visto la televisión tradicional cada día en España, según los datos del informe anual de la consultora Barlovento Comunicación. Los españoles vieron la televisión una media de 225 minutos al día. Está más fragmentada que nunca y se ve de muy diferentes formas, pero con estos datos es difícil creer que esté a punto de morir.

Precisamente el paso atrás de Reed Hastings en Netflix fue una de las primeras noticias que la industria televisiva dejó en el año que ahora termina. Él pasó a ocupar la presidencia de la compañía y Ted Sarandos y Greg Peters son los actuales consejeros delegados. La misma plataforma generó un pequeño terremoto al anunciar oficialmente en febrero que empezaba a poner coto a las cuentas compartidas fuera del hogar: para compartir, habría que pagar un dinero extra.

En enero, la segunda edición del Benidorm Fest volvió a acaparar la atención de los espectadores. Aunque no llegó a los niveles de audiencia y repercusión de la primera entrega, sí se confirmó como un buen sistema para elegir al representante de TVE para Eurovisión. En esta ocasión la ganadora fue la nana lorquiana y flamenca de Blanca Paloma, aplaudida en España pero no tanto en Europa: en Eurovisión, quedó en 17º puesto, con solo cinco dolorosos puntos del voto popular. La sueca Loreen repitió como ganadora.

Blanca Paloma ganó el Benidorm Fest pero quedó en el puesto 17º en Eurovisión.

Este ha sido el año del cambio en Mediaset. El grupo comenzaba 2023 con nueva cúpula directiva y nuevas directrices en busca de una ruptura con el pasado. En febrero, ese giro tomaba forma de actualización de su código ético para evitar que en los programas de entretenimiento se hablara de política. Parecía un movimiento muy dirigido a Sálvame, y el tiempo terminó dando la razón a quien sospechó en ese sentido. Esa nueva cúpula directiva se convirtió en un juego de tronos que siguió dando noticias el resto del año, primero con el anuncio en junio de que Borja Prado, presidente de Mediaset España, dejaría de tener responsabilidades editoriales y después, en diciembre, con la noticia de que Prado finalmente dejaba la presidencia del grupo tras año y medio al frente.

Era marzo cuando Rafa Castaño ganó el mayor bote de la historia de Pasapalabra. En abril, Informe semanal cumplió 50 años. Ese mismo mes, otro programa de La 1 protagonizó una polémica extratelevisiva cuando una comensal de una prueba de exteriores de MasterChef desveló la intoxicación masiva que sufrieron durante el rodaje.

Huelgas en Hollywood

Mayo fue un mes especialmente agitado. El día 2 comenzó una huelga de guionistas en Estados Unidos que se notó rápidamente en la televisión y a la que se unirían unas semanas después los actores. Entre los dos gremios lograron paralizar casi totalmente la industria de la ficción televisiva y cinematográfica en Hollywood durante seis meses. Siguiendo con la ficción, mayo fue el mes en el que se despidieron algunas de las series más premiadas de los últimos tiempos: Succession, Ted Lasso y La maravillosa señora Maisel, entre otras.

Era 5 de mayo cuando todo el equipo de Sálvame se enteró en directo y por una filtración a la prensa que su programa se terminaría pocos días después. Su hueco en las tardes lo ocuparía, en buena parte, Ana Rosa Quintana, que abandonaría las mañanas para competir en una plaza muy distinta. De esta forma, la productora de Quintana, Unicorn Content, pasaba a dominar la parrilla de Telecinco en detrimento de la poderosa presencia en el pasado de La Fábrica de la Tele, que a finales del año anunciaría su divorcio de Mediaset y su desaparición. También en mayo, Jorge Javier Vázquez comenzó una baja por prescripción médica que le convirtió en la ausencia más sonada del final de Sálvame, en junio. No serían las únicas noticias del año relacionadas con estos nombres.

Ramón García, presentador de ‘Grand Prix’.

Las elecciones generales llenaron la televisión veraniega de políticos. La noche de la cita electoral, el 23 de julio, se impuso La 1, que recuperó el liderato en una jornada así. Justo el día después, TVE se anotaba otro punto con el éxito del regreso del Grand Prix. Una combinación de nostalgia y programación oportuna le llevaron a lograr un gran 26,1% en su debut. Ese julio, La 1 superó a Telecinco en las audiencias del mes, con el canal de Mediaset en un tercer puesto con el que se ha tenido que conformar también los siguientes meses.

En la televisión internacional, el verano dio para fenómenos curiosos, como el éxito abrumador de La casa de los famosos en México. Singular también la segunda vida de la que gozó la serie Suits, terminada en 2019, y que este verano se situó durante cinco semanas como la serie más vista de Netflix en Estados Unidos batiendo récords de visionados. El deporte también dio que hablar este verano en la televisión. La victoria de España en el Mundial femenino llevó a cifras récord el seguimiento de los partidos de la selección española. La final logró un 65,7% de cuota, con 5,6 millones de espectadores siguiéndola en La 1.

Nueva era en la guerra de las plataformas

En el territorio de las plataformas, este ha sido el año de la subida de precios y de la consolidación de la publicidad como una opción más de financiación para estos servicios y de versiones más baratas para sus espectadores. En junio, HBO Max subió su precio; en octubre sería Apple TV+ quien anunciara subida; Disney+ lo hizo en noviembre al mismo tiempo que incorporaba su versión con publicidad; Netflix subió sus precios en Estados Unidos. En un panorama en el que cada vez es más complicado para estos servicios aumentar su número de suscriptores, el aumento del coste para el usuario es una forma de intentar rentabilizar sus clientes.

Antes de que arrancasen los cambios en Telecinco, María Teresa Campos, pionera y eterna reina de las mañanas, fallecía el 5 de septiembre. En el apartado de fallecimientos, este año ha muerto otro icono de la televisión, Laura Valenzuela, la primera presentadora española. También Sergi Schaaff, creador de concursos como Saber y ganar y El tiempo es oro. Otro fallecido, Norman Lear, fue un renovador de la comedia televisiva estadounidense. Y la muerte en octubre de Matthew Perry nos recordó la fortísima vinculación que puede llegar a establecerse entre espectadores y personajes.

Chenoa es la presentadora de 'Operación Triunfo' en Amazon Prime Video.
Chenoa es la presentadora de ‘Operación Triunfo’ en Amazon Prime Video.
Marta Perez (EFE)

El otoño trajo renovación (bastantes movimientos en la parrilla diurna de Telecinco y de La 1), regresos variopintos (Gran Hermano VIP, el fallido Un, dos, tres en Twitch, el exitoso Operación Triunfo en Prime Video…) y también cancelaciones sonadas. Muy llamativo fue el breve paso del nuevo programa de Jorge Javier Vázquez, Cuentos chinos, por Telecinco. Tampoco aguantó en las tardes de La 1 la tertulia La plaza, con Jordi González.

Una de las noticias televisivas del año fue el fichaje de Carlos Franganillo por Telecinco. Tomará el relevo de Pedro Piqueras en el informativo nocturno tras la jubilación, el pasado 21 de diciembre, de este. En noviembre, Sálvese quien pueda se estrenó en Netflix, llevando el universo de Sálvame a América y a las plataformas. Si estos no son suficientes signos de que la televisión española ha vivido en 2023 el fin de una época, el final de Cuéntame cómo pasó tras 22 años en La 1 fue otro indicio de ello.

Poquita fe en comedia y La Mesías en drama han sido los títulos españoles más celebrados en un año de ficción televisiva en el que hemos tenido más asesinatos en el edificio, la ansiedad ha campado entre fogones en The Bear, el universo distópico de The Last of Us se ha hecho serie y los policías de Happy Valley y Blue Lights se han ganado la atención de los seriéfilos.

Termina un año en el que, una vez más, la televisión ha sido reflejo de la sociedad. La 1 lo expresará muy gráficamente en sus campanadas con la unión de la tradición (Ramón García) y la modernidad (Ana Mena) acompañados por una de las personas más influyentes del año, la futbolista Jennifer Hermoso. La vida se asoma a la tele y la tele es reflejo, otro año más, de la vida.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas

APÚNTATE