Karen Celebertti: El régimen de Ortega y Murillo destierra a la directora de Miss Nicaragua

La directora de Miss Nicaragua, Karen Celebertti.karencelebertti

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo desterró este jueves a Karen Celebertti, directora de la franquicia de Miss Nicaragua. La mujer regresaba junto a su hija de México, luego de participar en eventos relacionados a Miss Universo. Las autoridades migratorias del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino le impidieron ingresar al país después que el avión de la línea Aeroméxico aterrizara en Managua.

Celebertti y su hija, tras varias horas de espera en la terminal aérea, fueron obligadas a regresar a México. La exmodelo dirige desde el año 2001 la franquicia de Miss Nicaragua, una organización de belleza que el pasado 18 de noviembre experimentó su momento más trascendental en su historia: su representante, la joven Sheynnis Palacios, fue coronada como Miss Universo 2023 en San Salvador, donde se realizó el certamen.

Celebertti acompañaba a Palacios en El Salvador y luego, tras conocerse el triunfo de Miss Nicaragua en el concurso, viajó a México a participar en eventos del certamen, ya que la próxima edición se realizará en ese país. De acuerdo con una fuente cercana a la familia de Celebertti, la compañía Aeroméxico no les notificó vía correo electrónico la orden migratoria de no dejarlas ingresar a Nicaragua, tal como ha sucedido con otras personas a las que el régimen no ha dejado –ni permitido viajar siquiera– al país.

En horas de la tarde de este viernes, la Policía sandinista allanó la casa de Celebertti y detuvo por varias horas a su esposo, Martín Argüello. El paradero del hombre fue desconocido. Luego quedó en libertad, aunque la ocupación de la vivienda en Managua persiste hasta la publicación de este artículo.

De acuerdo con diversos medios locales, la negación del ingreso de Celebertti a Nicaragua era una decisión tomada por los Ortega-Murillo desde el 17 de noviembre, un día antes de la gala central de Miss Universo. Incluso circuló la versión de que la propia miss Nicaragua también fue desterrada de facto, ya que circuló en redes sociales el correo electrónico negándole el ingreso. Sin embargo, la decisión para ambas fue “revocada” cuando Palacios se coronó como Miss Universo. No obstante, el destierro fue finalmente impuesto a la directora de Miss Nicaragua.

Por su parte, la nueva miss Universo no tenía en sus planes regresar a Nicaragua. Su agenda oficial como reina la llevó a Miami, luego a México, y por último a Nueva York, donde, de acuerdo con las reglas de franquicia mundial de belleza, residirá un año. El triunfo de Palacios fue vivido como un suceso inédito por los nicaragüenses, comparable, dicen algunos, a la experiencia de haber ganado un mundial de fútbol.

Sheynnis Palacios después de ser coronada Miss Universo, el 18 de noviembre en San Salvador.
Sheynnis Palacios después de ser coronada Miss Universo, el 18 de noviembre en San Salvador.JOSE CABEZAS (REUTERS)

Millares de personas salieron a las calles de diversas ciudades a celebrar la conquista del cetro de la belleza por una joven esforzada y en la que miles de jóvenes se vieron reflejados por su historia de vida: vendía buñuelos (un postre a base de yuca y cuajada) para poder pagar la universidad. Las principales vías de Managua, la capital, se desbordaron de caravanas y el estado policial, que desde las protestas de 2018 mantiene una prohibición tajante a cualquier manifestación pública, quedó reducido. Una celebración unánime en la que la bandera de Nicaragua volvió a ondear, a pesar de la criminalización que el régimen sandinista ha impuesto sobre ella.

Criminalizan festejos por Miss Universo

El triunfo de Palacios dejó en una posición incómoda al gobierno Ortega-Murillo, ya que antes del certamen Miss Nicaragua fue denigrada por la propaganda oficial, sobre todo por su origen humilde. Lo que más crispó al oficialismo fue una foto viral en la que se ve a Palacios con banderas azul y blanco junto al cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy, participando en las marchas cívicas que se realizaron en el país durante la rebelión de 2018. El oficialismo trató de disimular su doble rasero enviando la noche del sábado a la casa de la familia de la recién nombrada miss Universo a Fidel Moreno, uno de los hombres de mayor confianza de la pareja presidencial y también los alcaldes de Managua con ramos de flores.

Además, el Gobierno emitió un comunicado oficial felicitando el logro de Palacios. No obstante, en paralelo, la vicepresidenta Murillo inició a criminalizar todo festejo relacionado con el triunfo de Palacios. La policía censuró un mural en homenaje a la miss Universo en la ciudad de Estelí.

El miércoles 22 de noviembre la policía detuvo además al tiktoker Geovany López Acevedo, conocido como Tropi Kong, tras criticar con sorna en la red social a los presentadores del oficialista Canal 13, quienes se burlaron de los orígenes de la nueva miss Universo.

Personas celebran en San Salvador luego de que Sheynnis Palacios fuera coronada, el 18 de noviembre.
Personas celebran en San Salvador luego de que Sheynnis Palacios fuera coronada, el 18 de noviembre.Miguel Lemus (EFE)

Ese mismo día, la “copresidenta” Murillo cargó contra las celebraciones en Nicaragua por el triunfo de Palacios. Las calificó de “provocaciones maquilladas” de quienes, resaltó, “pretenden convertir un lindo y merecido momento de orgullo y celebración, en golpismo destructivo”.

Desde la acera de los críticos al régimen, la corona de Palacios es percibida como un hecho “histórico” y que oxigena “simbólicamente” a un país sumido desde 2018 en la desesperanza, debido a la persecución política y la crisis económica que ha empujado a casi 700.000 personas a exiliarse en otros países, especialmente Estados Unidos y Costa Rica.

Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_