Los argentinos en España se vuelcan en la votación: “En el exterior se suele votar más a la derecha” | Internacional

El descontento por la situación económica y por las promesas incumplidas del último Gobierno resuena entre los argentinos residentes en Madrid, que apelan, predominantemente, a una sola cosa: el cambio. Javier Milei, Patricia Bullrich y Sergio Massa se enfrentan este domingo en las urnas para suceder al actual mandatario, Alberto Fernández, en una de las elecciones más inciertas desde el regreso a la democracia, hace 40 años. Entre los expatriados argentinos que se han acercado en la jornada electoral al centro habilitado en Madrid para votar se percibe la sensación de inconformidad, de enojo, pero también de esperanza.

Carmen Aguilera, de 49 años, ha votado a primera hora en el Colegio Mayor Argentino, el lugar previsto para la votación. Es ama de casa y lleva 13 años viviendo en Madrid. Su voto ha sido para Milei, el outsider de ultraderecha que irrumpió en la política argentina hace dos años con una agenda fundamentada en la reducción del Estado, que pone en cuestión derechos conquistados como el aborto o los acuerdos de memoria y reparación de la dictadura militar. “Él es el único que puede hacer un cambio y la única esperanza que tenemos. Si no gana, estaremos peor que Venezuela”, afianza. La situación económica en Argentina es una de las mayores preocupaciones entre los ciudadanos, intensificada por la descontrolada hiperinflación y la pérdida de poder adquisitivo. “Nadie es perfecto, pero dentro de los [candidatos] que hay, es él quien puede sacar el país adelante”.

El voto en el exterior ha aumentado exponencialmente con los años. En las elecciones presidenciales de 2019 votaron 50.000 argentinos expatriados, cinco veces más que los que acudieron a las urnas en los comicios de 2015. El padrón también ha crecido: en España, la cifra de los llamados a votar se elevó en 20.000 en cuatro años; en el mundo, en 70.000. A pesar de ser una demografía que incide poco en los resultados generales, pues representa apenas el 1,5% de los potenciales votantes, los argentinos en España votan con convicción.

A pocos metros de las puertas de salida del Colegio Mayor está sentado Lautaro Aguilar, un joven de 21 años. También votó por Milei. “Me gusta mucho la forma en la que quiere manejar la economía”, asegura. Su voz se mezcla con la música que procede de su altavoz, un rock en español de los años noventa. El líder de La Libertad Avanza ha conquistado especialmente a los hombres jóvenes, que, así como Aguilar, valoran su “forma de pensar”. En las últimas encuestas antes de las elecciones, Milei lideraba la intención de voto, con hasta un 35,3%, muy por encima del 30% de Massa o el 25,9% de Bullrich. De confirmarse, ese apoyo no le sería suficiente para ganar en primera vuelta, para lo que se necesita obtener una victoria del 45% o un 40% si hay una ventaja de al menos 10 puntos respecto al segundo.

Migrar por la crisis

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

En España, están llamados a votar más de 110.000 argentinos, casi una cuarta parte de los 451.200 que pueden ejercer este derecho en 87 países. El lugar de votación más multitudinario está en Barcelona, con 47.044 votantes, seguido de Madrid (34.196) y Cádiz (11.780). Los restantes se encuentran en Tenerife, Vigo y Palma. Greta Frankenfeld, de 48 años, ha viajado desde Bilbao para votar en Madrid. “Si hace falta volver para votar en segunda, regreso”, asegura. Es peronista desde hace años y ha votado por Massa, ministro de Economía y aprendiz del expresidente Néstor Kirchner. Es el único candidato de izquierda con posibilidades reales de hacerle competencia a Milei en una probable segunda vuelta. “Creo que [Massa] es la única opción viable, cualquier otra se me hace hasta peligrosa para Argentina y el mundo”, manifiesta. Habla en voz baja, dudosa de si debe contar a quién votó: “En el exterior se suele votar más a la derecha. Somos una minoría”. En las elecciones 2019, el expresidente Mauricio Macri arrasó el voto extranjero, con el 75% de los votos.

Entre los que han votado a Bullrich se encuentra José Leonardo García, de 38 años, que viste la chaqueta de la Selección Argentina. “De todos los candidatos, es la más coherente y la que tiene el mejor modelo de cambio que necesitamos para nuestro país”, señala. Migró a España durante la gran crisis económica de los años noventa y ahora es conserje de un edificio. Para García, Milei es un “estrafalario” que “conduciría al país a la misma crisis” de la que huyó. La candidata de Juntos por el Cambio era, hace seis meses, la apuesta segura para mudarse a la Casa Rosada, cuando el peronismo se encontraba en una ardua crisis interna. Ahora, sus votantes apenas confían en que pase a segunda vuelta y se aglutine el voto en contra de la ultraderecha. Los últimos sondeos antes de las elecciones, de 17 casas encuestadoras, otorgan en solo dos ocasiones el pase de Bullrich a una eventual segunda ronda, prevista para el 19 de noviembre, según las autoridades electorales.

Guillermo di Gregorio y su hija, Paula, de 66 y 20 años, han votado por Bullrich. ¿En qué justifican su voto? “Es mucho más sensata que Milei. Mi generación ha conectado con él simplemente porque está cansada del peronismo”, responde la joven. Están en España desde hace 18 años y migraron por razones económicas, así como la mayoría de las personas consultadas por este periódico. El fenómeno no es casual. Un informe de abril del Observatorio de Psicología Social Aplicada, de la Universidad de Buenos Aires, revela que cinco de cada 10 residentes de los principales centros urbanos de Argentina se iría del país. Entre los jóvenes de 18 a 29 años, el dato aumenta a siete de cada 10. Los motivos principales para migrar son la “situación de decadencia” del país, la inseguridad, la falta de oportunidades de trabajo y la crisis económica. Por esta última razón es que Estela Mares, de 66 años, migró a España hace dos. “No fue fácil dejar atrás mis raíces, el país que quiero”, dice a los pocos minutos de votar. Sin embargo, destaca el sentimiento generalizado: “Estamos todos de buen ánimo, seguros de que la Argentina merece un cambio realmente profundo”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_