Paul Giamatti: “Mi personaje en ‘30 monedas’ es lo más cerca que estaré de interpretar a un villano de James Bond” | Televisión

El caos es el rey en 30 monedas. La segunda temporada de la serie de Alex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría para HBO Max mete en una coctelera aventuras alocadas, monstruos del inframundo, habitantes de Pedraza en un psiquiátrico, una youtuber gótica acompañada de un peculiar visionario y la búsqueda de unas monedas que dan a su poseedor un poder sobrehumano. Un caos entre el terror y la comedia negra en el que se cuela también el gurú líder de una organización formada por los más poderosos y ricos del mundo, que pretende destruir el mundo tal y como lo conocemos. Paul Giamatti (New Haven, Estados Unidos, 56 años) interpreta a ese personaje que ansía sembrar el caos. En la charla, por videollamada el pasado martes, ríe a carcajadas varias veces.

Pregunta. ¿Qué hace un hombre como usted en una serie como esta?

Respuesta. [Ríe] ¿Qué quieres decir con alguien como yo?

P. ¡Toda una estrella de Hollywood!

R. ¿Y por qué no? Como actor, quiero estar en todo, nunca he querido limitarme. He hecho de todo, y uno de mis géneros favoritos es el terror, y nunca había hecho terror. Esto tiene fantasía, ciencia ficción, terror… así que estaba increíblemente emocionado. Tuve que producir una película de terror para poder estar en una. Supongo que nadie me había visto en cosas así y por eso no me lo ofrecían.

P. ¿Cómo llegó a 30 monedas?

R. Había oído hablar de la serie, pero no la había visto. Y Alex [de la Iglesia] me envió el guion a través de mis agentes. Mi representante sabe el material que me gusta y me dijo que viera la serie. A los cinco minutos ya dije que sí quería hacerlo. Luego la vi entera, leí el guion y estaba emocionado por participar.

Paul Giamatti, en una imagen de la serie ’30 monedas’.Manolo Pavón

P. ¿Qué es lo que más le gusta de su personaje?

R. Es bastante loco. Me gusta que sea enigmático. No se sabe mucho de él, no me parecía que necesitáramos conocer su historia pasada ni nada, porque es lo que es. Es una especie de extraño mesías. Alex me dijo que era como un hechicero, y eso me pareció genial. Todos esos ingredientes tocaron las teclas que me gustan: líder loco, multimillonario, tecnología espacial…

P. Estoy viendo la serie y le debo confesar que todavía no entiendo muy bien qué está ocurriendo. ¿Los actores sabían qué estaba ocurriendo en la trama de la serie?

R. [Ríe a carcajadas] Vagamente, vagamente. Y había algo que me encantaba de eso, que la historia se mueva hacia delante de esa manera increíble. Es genial que fuera todo tan loco y caótico. Mi personaje es ese agente del caos, porque quiere destruir el mundo para empezar de nuevo, y con saber eso era suficiente para mí.

P. ¿Qué es lo que le da más miedo de Christian Barbrow, su personaje?

R. Yo quería que fuera un tipo alegre y amigable. Lo que más miedo me da de él es que piensa que tiene la razón. En su mente, todo encaja perfectamente. Esa maravillosa confianza en él mismo que tienen muchos multimillonarios que saben qué es lo mejor que se puede hacer para todos nosotros.

Paul Giamatti con Macarena Gómez, en un momento del sexto episodio de la segunda temporada de '30 monedas'.
Paul Giamatti con Macarena Gómez, en un momento del sexto episodio de la segunda temporada de ’30 monedas’.Manolo Pavón

P. ¿Se inspiró en alguna persona real?

R. Hay algo gracioso en muchos de esos tipos, Jeff Bezos, Elon Musk, y yo pensaba también mucho en L. Ron Hubbard [fundador de la Iglesia de la Cienciología]: ríen mucho, sonríen mucho, son muy amigables. Intenté imitarles en eso. Y luego, en el fondo, son gente muy común, no hay nada extraordinario en ellos. Tienen esa influencia extraordinaria y ese poder, y luego les miras y piensas: ¿ese tío tiene tanto poder? Son gente extrañamente ordinaria con un poder extraordinario. L. Ron Hubbard era en el que más pensaba, porque lo miras y no puedes creer que ese tipo tuviera la influencia que tuvo en la gente.

P. ¿Cómo fue la experiencia de rodar a las órdenes de Alex de la Iglesia?

R. Es una locura, ¡está loco! [ríe]. Es fantástico, lo disfruté un montón. Es muy libre y maravilloso. Es creativo y está abierto a lo extraño. Hace un montón de cosas a la vez, me asombraba cómo manejaba todo. Y es muy divertido, porque le ves sentado delante del monitor y dibujando todo el rato esos extraordinarios dibujos. Me encantó, le quiero. Está loco en el mejor sentido posible.

P. ¿Ha notado diferencias entre trabajar en una producción española y una estadounidense?

R. Sí, todo iba mucho más rápido, lo cual es genial. Hacíamos muy rápido cosas que en una producción estadounidense nos llevaría una eternidad. Es como que los departamentos no trabajan de forma tan separada, todo el mundo trabaja junto, que es mucho mejor. La inventiva que se aplica a las cosas hace que todo vaya más rápido. En Estados Unidos, grabar con un helicóptero nos llevaría días de rodaje, y aquí no nos llevó nada. No sé si es por la forma de trabajar de Alex, no he estado en otras producciones españolas, pero es algo que he valorado mucho. Ve hacia delante, no tienes que gastar mucho más dinero en eso, solo hazlo y ya está.

Un momento del quinto capítulo de la segunda temporada de '30 monedas'.
Un momento del quinto capítulo de la segunda temporada de ’30 monedas’.

P. La serie Billions ha terminado hace pocas semanas después de siete temporadas. Chuck Rhoades es el personaje que ha interpretado durante más tiempo en su carrera. ¿Qué es lo mejor y lo peor de interpretar al mismo personaje tantos años?

R. Es duro, es posible aburrirse un poco. Aunque esa serie mantuvo el interés, estaba muy bien escrita y, en cierta forma, no era tan repetitivo. Pero me tuvo atrapado. Fue un trabajo genial, he hecho grandes amigos y fue divertido desarrollar algo durante tanto tiempo. Pero fue mucho tiempo, y mi personaje no era el más divertido del mundo. Se podría decir que era divertido porque tenía muy poco humor. Había algo muy seco en él, sin aire, que hacía que no fuera divertido hacerlo después de un tiempo. Lo siento, no lo echaré de menos, pero sí echaré de menos la serie.

P. Chuck Rhoades y Christian Barbrow son hombres de dudosa moralidad. ¿Por qué gustan tanto estos personajes?

R. No les importa nada, son tan alegremente amorales… El tipo de 30 monedas, especialmente. Creo que este personaje es lo más cerca que estaré de interpretar a un villano de James Bond. Nos encantan estos tipos porque son raros y un poco como de dibujos animados, y divertidos a su modo. El de Billions es deliberadamente amoral, y no sabemos qué hacer con un tipo así, así que en cierta forma lo admiramos.

P. Últimamente ha interpretado más protagonistas tras años con personajes secundarios. ¿En cuál de los dos lugares se siente más cómodo?

R. Nunca he sentido que interprete papeles protagonistas tradicionales. Siento que interpreto al personaje central en conjunto, y eso es más cómodo para mí. Generalmente, estoy más a gusto interpretando papeles pequeños porque de hecho la mayoría de las veces son más interesantes, son más coloridos y es más divertido hacer algo pequeño y raro.

P. Su nombre ha empezado a sonar para estar entre los nominados a los Oscar por la película Los que se quedan. ¿Cómo vive un actor ese momento en el que empieza a sonar para el premio más importante del cine?

R. Está bien, pero mira, yo ya soy mayor. Es bonito, pero no le doy mucha importancia. Llevo haciendo esto mucho tiempo y espero seguir haciéndolo. Está bien y espero que la película logre reconocimiento de alguna forma. Si es por mí o no o lo que sea, todo estará bien, me gusta mucho esa película y espero que logre llamar la atención. Está bien, está bien gustarle a la gente, pero, ya sabes…

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas

APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_