Reino Unido: Sunak rechaza las deportaciones de inmigrantes en Ruanda antes de las elecciones | Internacional

Reino Unido: Sunak rechaza las deportaciones de inmigrantes en Ruanda antes de las elecciones |  Internacional

Rishi Sunak se quedó durante horas incapaz, después de sorprender a alias y rivales con su anuncio de un partidario de las elecciones del 4 de julio, de siquiera garantizar el cumplimiento de su promesa estelar. El primer ministro ha admitido que no realizará ni un solo viaje con inmigrantes ilegales con destino a Ruanda antes de esa fecha. “Si elijo a los votantes, si somos primer ministro el 5 de julio, los aviones comenzarán a despachar y estaremos en marcha con el efecto disuasorio necesario para evitar que sigan lleguen botes. [a las costas de Inglaterra]. No hay otra manera de hacerlo”, aseguró. Noticias GB. Junto a esa promesa lanzó una acusación a su rival obrero, Keir Starmer, quien había prometido desmantelar el plan de deportación: “[Starmer] Creemos que debemos ofrecer amnistía a todos los inmigrantes ilegales. Queremos convertirnos en una entrada más suave en territorio europeo”, afirmó el jefe del Gobierno británico.

Sunak dijo el mismo día que el primero querrá pasar rumbo al país africano en julio, pero su equipo sabe que los desafíos serán enormes. Nada impide que, cuando emplean para movilizar a los inmigrantes seleccionados para su deportación, un recurso ante los tribunales resultó para paralizar la operación. Y nada garantiza, al mismo tiempo, que el número de pateras que cruzan el canal manchego aumente a medida que aumente el tiempo, eliminando así el supuesto efecto disuasorio que promete el Gobierno. En pocas palabras: el primer ministro eligió la retórica sindical para su campaña antes de que surgieran dudas.

Fue una de las mejores entrevistas que Sunak había concedido desde la primera hora de estos juegos, para explicar y defender una decisión que, a primera vista, carece de lógica para muchos de los diputados conservadores. Todos planearon sus proyectos políticos y personales con la mirada puesta en unas elecciones de octubre y noviembre.

Mayor… imposible

Cuando el Primer Ministro convocó a estos miles de ministros para anunciar al partidario electoral, que sólo conocía a un pequeño grupo de colaboradores que buscaban, podría haber hecho en voz alta la misma pregunta que Jack Nicholson hacía a los pacientes en la sala de la esperanza del psicólogo en la película. Mayor… Imposible: “¿Es esto lo mejor que tienes?”

Convencido de que la economía o la inflación, a pesar de la mayoría de los datos, no pueden ofrecer beneficios inmediatos a los votantes de aquí a finales de año; Resignado a mantener el plan Ruanda más agradable que en la realidad, y consciente de que el pueblo no se movía y el Partido Laborista era un soplo de aire fresco, Sunak llegó a la conclusión de que su única base era el factor sorpresa: transmitir a sus seguidores La tensión electoral que asta ya no existe, concentra la atención de los electores —sobre todo los conservadores— para que decidan entre él o Keir Starmer, e intenta tomar la iniciativa en el debate. Arrastrar los pies hasta octubre, pensó, habría dado la imagen de un político que se refería desesperadamente al poder.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La sombra de Nigel Farage

Todo esto se volvió aún más complicado para Sunak antes de que el político más agitado de la escena británica en los últimos diez años, el populista Nigel Farage, decidiera presentarse a estas elecciones. A través de un equipo comunicó, sin embargo, el principal impulsor del Brexit junto a Boris Johnson descartó su participación y dio el voto a los electores. Partido Reformista, lla formación populista que él mismo ayudó a crear. Las respuestas sugieren que uno de cada cinco votantes conservadores podría prestar su apoyo a una organización claramente populista, antieuropea y antiinmigración. El equipo de Sunak insiste, entre otras cosas, en que sus rivales legislativos han tenido menos tiempo para seleccionar candidatos en todos los distritos electorales.

Para bien o para mal, el movimiento Arriesgado del presidente del Gobierno ha conseguido sofocar cualquier impulso de rebelión en el ala dura de su formación, tras meses de rumores y súplicas. Sunak podrá presentarse en las urnas con un partido más resignado que uno, pero sin dificultad para desafinar en las próximas semanas.

Por el “cambio”

El Partido Laborista ya ha desvelado el miércoles, nada más conocer al partidario electoral, el lema que han presentado oficialmente estos jóvenes: Editar (Intercambio). Keir Starmer ha demostrado, tras recibir amistosos de la oposición, una disciplina para regular el mensaje que exigiría la estrategia de cada momento en el que, para sus críticos, rozaba el estallido. Pero el resultado fue efectivo, siguiendo las instrucciones.

“Estas elecciones presuponen una elección entre diferentes países y diferentes futuros. Entre la pendiente y el caos, los conservadores harán lo mismo, o la reconstrucción sobre la que podrá avanzar el Partido Laborista”, aseguró Starmer en su primer acto de campaña. Eligió Gillingham, en la seguridad de Inglaterra, una zona rica en tradición conservadora, para simbolizar su ambición de abandonar la mayor parte del voto de la clase media como lo hizo Tony Blair en 1997. “Ustedes tienen el poder del voto. Si buscas un cambio, vota por el cambio. Si votas por el Partido Laborista, ayudarás a detener todo este caos, a seguir adelante y a reconstruir el país”, promete.

Los trabajadores son conscientes de que no hay ningún alcalde que inspire entre los electores la sensación de que el resultado de las elecciones ya está decidido. Su primer grito de guerra, nada más que iniciar la campaña, fue hacer preguntas a quienes no prestan atención.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_