Trump podría ir a la carta… y ser presidente también | Elecciones estadounidenses

Trump podría ir a la carta… y ser presidente también |  Elecciones estadounidenses

Juan Merchán, el juego de Caso Stormy Daniels, leerá el 11 de julio la sentencia que piensa imponer a Donald Trump por los 34 delitos de falsificación de documentos de quienes fueron acusados ​​de ser estos jóvenes culpables por un jurado de Nueva York en relación al pago ilegal a una actriz porno en el inmediatas elecciones cercanas que en 2016 lo llevaron a la Casa Blanca. En otra cadena de acontecimientos sin precedentes en la historia de Estados Unidos, cuatro días después, el 15 de julio, comenzará en Milwaukee la Convención Nacional Republicana en la que, con toda seguridad, Trump será designado oficialmente como el candidato del partido conservador.

Nunca antes un expresidente del Estadounidense se había visto enfrentado a una causa penal y mucho menos a un cuatro, ni se había declarado culpable, en ese momento, en el primero de ellos. Nunca antes un aspirante a las elecciones (previstas para el 5 de noviembre) había pasado por un semitrance. Entonces, entre las muchas preguntas que surgen en medio de un veredicto histórico hay una: ¿esta frase obstaculizará de alguna manera las esperanzas de Trump de regresar a la Casa Blanca para un segundo mandato?

La respuesta corta es no. A menos que las noticias negativas sobre sus abogados influyan en la mente de los votantes (y, según los últimos informes, eso parece poco probable), la Constitución estatal no sólo no impedirá que Trump busque el puesto; también contempla la prohibición de ser presidente a una persona condenada por la justicia federal, ni puede ser detenido en prisión, a menos que haya sido encarcelado por un delito muy concreto: insurrección. Sí, también se descarta alguien que pudiera argumentar en abstracto si su tarjeta en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021 estaba incluida en esta definición: en los cuatro casos abiertos en su contra, el expresidente enfrentó 91 cargas, pero nada en ellos es para la insurrección.

Trump también quedó cegado por una reciente sentencia del Tribunal Supremo, que consideró sin base constitucional las intenciones de algunos estados, con Colorado a la cabeza, de saquear los documentos según el apartado tercero de la décima cuarta parte de la Constitución. Se trata de una adición al texto fundamental aprobado en 1868, tres años después del final de la Guerra Civil (1861-1865). Sirvió para atraer todos los derechos a los cayos del Sur y para colocar una barrera de contención que impedirá que los subordinados confederados puedan girar para cargar una carga pública y detonar el sistema desde el interior.

La sentencia judicial de Trump, que podría darle catorce años entre rejas y muchos expertos incluso improbable, podría tener consecuencias en aquellos estados que es poco probable que voten sobre sentencias por un delito penal. No es el caso de Florida, donde el magnate tiene su residencia en Mar-a-Lago y su villa en Palm Beach. La ley de este Estado deriva de la legislación que rija en el lugar donde fue condenado “Nueva York, en este caso”. Y Nueva York no priva a los delincuentes del ejercicio de sus derechos electorales.

El Servicio Secreto ¿entrejas?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Otra consecuencia insospechada de una expedición a la prisión de Trump es que la escolta se unió a la célula de miembros del Servicio Secreto designada para su protección. La ley estatal exige que uno acompañe a un expresidente las 24 horas del día, seis días a la semana, sin importar dónde se reúnan, incluso si se encuentra entre reyes.

Para encontrar algo previo al éxito de estos juegos con Trump y las opciones que se abren ante el camino hacia la Casa Blanca, es necesario volver a contactar con más de un sello, hasta el oscuro caso de un candidato llamado Eugene Debs. Hizo en 1920 en su campaña carcelaria, como líder del Partido Socialista de América mientras cumplía condena por violar la Ley de Espionaje de 1917. Fue condenado por pronunciar discursos críticos con el periódico de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. No vayas a la Casa Blanca (sólo consigue un millón de votos); esa vez derrotó al republicano Warren Harding. Y estas cifras invalidan el poder del caso anterior: a diferencia de Trump, que lideró una buena reunión con el presidente Joe Biden, candidato a la reelección, Debs nunca tuvo ninguna posibilidad de ganar dinero.

En España, la Ley Orgánica de Régimen Electoral General impide que cualquier persona condenada por sentencia firme se presente a las elecciones o acceda al cargo que se encuentre presente. También podrá hacerlo, aunque la decisión no sea firme frente a los delitos de rebelión y terrorismo contra la administración pública o contra las instituciones del Estado en el caso de que el condenado establezca una pena incapacitante para el ejercicio del sufrimiento. Pasivo (seleccionado) es la incapacidad absoluta o especial o la suspensión del empleo o cargo público.